Imagen de la entrada: ¿Cuál fue el origen de la agronomía?

¿Cuál fue el origen de la agronomía?

Imagina por un momento que eres un agricultor de hace miles de años, mirando con desconcierto un campo de cultivo salvaje. ¿Te preguntas cómo podrías hacer que esas plantas crezcan más y mejor? Pues justo ahí, en ese momento de curiosidad e ingenio, nacen los primeros brotes de la agronomía.

La agronomía, a pesar de lo que muchos puedan pensar, no es un invento moderno. Es más antigua que la escritura, y casi tan vieja como la agricultura misma. Pero, ¿cómo empezó todo? Remontémonos a los albores de la civilización.

Hace unos 10,000 años, nuestros antepasados empezaron a domesticar plantas y animales. Este gran salto, conocido como la Revolución Neolítica, no solo cambió sus dietas, sino que transformó por completo su forma de vida.

De nómadas recolectores pasaron a ser agricultores sedentarios. Pero, claro, cultivar no era simplemente echar semillas al suelo y esperar lo mejor. Necesitaban entender qué hacía que una planta creciera sana y fuerte.

Aquí entra en juego la agronomía, aunque en sus primeros días no se llamaba así. Era una práctica de observación y experimentación.

Los antiguos agricultores observaban las fases de la luna, los ciclos de las estaciones, y el comportamiento de las plantas bajo diferentes condiciones.

Con el tiempo, estos conocimientos empíricos se fueron refinando. ¿Te imaginas ser el primer agricultor que descubrió que las plantas crecían mejor con ciertos tipos de abono? ¡Eso sí que es tener un pulgar verde!

Con el avance de las civilizaciones, especialmente en lugares como Mesopotamia, Egipto, China e India, la agronomía se fue desarrollando más científicamente. Los antiguos egipcios, por ejemplo, eran maestros en el manejo de las inundaciones del Nilo para la agricultura.

Y no vamos a olvidar a los romanos, que llevaron la agronomía a otro nivel con sus detallados tratados sobre cultivos y técnicas agrícolas.

Ahora bien, la agronomía como ciencia formal surge mucho más tarde, en el siglo XIX. Es aquí cuando se empieza a estudiar de forma sistemática la relación entre las plantas, el suelo, y el ambiente.

Pero, ¿sabes qué es lo más fascinante? Que incluso hoy, los agrónomos siguen basándose en esos principios establecidos hace milenios.

¿Cuándo se comenzó a estudiar agronomía en las universidades?

El estudio formal de la agronomía en las universidades no siempre fue una opción. De hecho, durante siglos, los conocimientos agrícolas se transmitían de generación en generación, más como un arte heredado que como una ciencia enseñada. Pero, como bien sabemos, todo cambia.

El verdadero salto académico de la agronomía se dio en el siglo XIX. En este periodo, la Revolución Industrial estaba cambiando el mundo a pasos agigantados, y la agricultura no se quedó atrás.

¿Te imaginas estar en esa época, con la emoción de los nuevos inventos y descubrimientos científicos revoloteando en el aire?

En Europa, particularmente en Alemania y Francia, se comenzó a considerar la agricultura como un campo digno de estudio universitario. Esto fue en parte gracias a los avances en ciencias como la química y la biología, que empezaron a revelar los misterios del crecimiento de las plantas y la fertilidad del suelo.

Por ejemplo, en 1846, se estableció la primera facultad de agronomía en la Universidad de Hohenheim en Alemania. Imagínate, por primera vez, estudiantes ávidos de conocimiento no solo trabajando en los campos, sino también sumergidos en libros y experimentos de laboratorio.

En Estados Unidos, la Morrill Act de 1862 fue un punto de inflexión. Este acto estableció las universidades de concesión de tierras, que tenían un enfoque especial en la enseñanza de la agricultura y la mecánica.

De repente, la agronomía no era solo una práctica de campo, sino un campo de estudio académico, con investigaciones, teorías y debates.

Este cambio no solo elevó el estatus de la agronomía, sino que también impulsó innovaciones que transformaron la agricultura en lo que conocemos hoy.

La agronomía en las universidades comenzó a abordar temas complejos como la mejora genética de los cultivos, la gestión sostenible de los recursos y el impacto del cambio climático en la agricultura.

¿Quién fue el primer agrónomo de la historia agrícola moderna?

Para hablar del primer agrónomo de la historia agrícola moderna, debemos viajar en el tiempo hasta el siglo XVIII. Aquí nos encontramos con un caballero que, aunque no llevaba capa, tenía una mente tan fértil como los campos que estudiaba.

Su nombre era Albrecht Thaer, un alemán nacido en 1752, quien a menudo es considerado el padre de la agronomía moderna.

Thaer era un médico de formación, pero su verdadera pasión era la agricultura. Se dio cuenta de que, para mejorar realmente la producción de alimentos, era necesario aplicar principios científicos y metodologías rigurosas.

En otras palabras, Thaer no se conformó con el tradicional “así se ha hecho siempre” que dominaba el campo… literalmente.

Este visionario entendió algo fundamental: la relación entre la ciencia del suelo, la nutrición de las plantas y las técnicas agrícolas. Por ello, Thaer se lanzó a un enfoque más analítico y experimental de la agricultura, poniendo especial énfasis en la gestión y mejoramiento del suelo.

Lo que hizo a Thaer destacar como el primer agrónomo en el sentido moderno no fue solo su pasión por mejorar las técnicas de cultivo, sino también su enfoque en enseñar y difundir estos conocimientos.

Fundó la primera escuela agrícola moderna en Möglin, Alemania, allanando el camino para que la agronomía se convirtiera en una disciplina académica y científica.

Imagínate eso: de repente, la agricultura no era solo cuestión de arar y sembrar, sino también de estudiar y experimentar.

Además, Thaer fue autor de “Principios de la Agricultura Racional”, un texto que se convirtió en una especie de biblia para los agricultores de la época. Este libro no era solo una recopilación de técnicas; era un manifiesto que argumentaba por qué la agricultura debía ser considerada una ciencia seria.

Por lo tanto, Albrecht Thaer no fue solo el primer agrónomo en el sentido moderno; fue un revolucionario que transformó un conjunto de prácticas basadas en tradiciones y suposiciones en una ciencia basada en observaciones, experimentación y análisis.

Gracias a él y a su enfoque científico, la agronomía se plantó firmemente en el mundo académico y científico, donde ha seguido creciendo y desarrollándose hasta el día de hoy.

Lo más relevante del agro en tu correo

Una vez que te suscribas te llegará un correo de confirmación; si no lo ves revisa en la carpeta de spam.